jueves, 8 de junio de 2017

Cistitis





Cistitis según la NMG e Infeccion de vías urinarias.
La cistitis es la inflamación de la vejiga urinaria. Generalmente, está asociada a un proceso infeccioso (aunque no siempre ya que existen cistitis causadas por la influencia directa de factores externos, llamada cistitis no infecciosa), y es más común en las mujeres que en hombres.

Según la NMG, la cistitis o infección de vías urinarias, aparece siempre en la fase de curación, en la cistitis la masa del conflicto es leve y en la infeccion de vías urinarias es intensa (es decir, después de la solución de un conflicto biológico).

Es posible que tenga una infección de las vías urinarias si observa:
  • Dolor o ardor al orinar
  • Fiebre, cansancio o temblores
  • Urgencia frecuente de orinar
  • Presión en la región inferior del abdomen
  • Orina con mal olor o con apariencia turbia o rojiza
  • Con menor frecuencia, náusea o dolor de espalda

Ejemplo de conflictos: 

1)Un conflicto de no poder delimitar el territorio, es decir, no poder establecer claramente los límites del propio territorio, o no sentirse ubicado en el territorio (no saber cuál es exactamente el propio territorio). No poder marcar el propio territorio.

Con algunos ejemplos reales se puede ilustrar mejor este tipo de conflictos en la vida diaria:

a)Una mujer que, constantemente, está sufriendo las intromisiones en sus asuntos por parte de su esposo (ej: quien le revisa sus cuentas bancarias, o le controla en qué debe gastar el dinero, etc.). En este caso, los límites del territorio de la mujer no están claramente definidos, ya que su marido permanentemente se entromete, vulnera esos límites como si fueran su propio espacio.

b)Una chica adolescente cuya habitación es constantemente inspeccionada e "invadida" por la madre, quien le revisa la ropa, su diario, sus asuntos personales, etc. No le respeta su "espacio propio".

Los anteriores ejemplos, como siempre enfatizamos, presuponen que la persona ha vivido esas situaciones en forma de un conflicto biológico cuyo origen y características ya hemos explicado con anterioridad. Si la persona no vive esta situación conflictualmente (según el sentido de la NMG), no habrá cistitis (excepto si la cistitis es provocada por medicamentos, radiaciones o traumatismos, en cuyo caso ya no aplica la explicación de la NMG).

Durante la fase activa del conflicto, se produce una ulceración en la vejiga(parte ectodermica) o de las vias urinarias (pelvis renal, ureteres y uretra) con dolores y espasmos (causados por la contracción que se produce debido a la úlcera). Esta ulceración permite una mayor facilidad para orinar. (Hay que recordar que muchos mamíferos marcan el territorio con la orina; por lo que durante el conflicto activo, la naturaleza busca potenciar o facilitar la capacidad de orinar y, con ello, lograr un mejor marcaje del territorio, logrando así aumentar las propababilidades de solucionar el conflicto biológico de no poder marcar o delimitar el territorio. Este es el sentido biológico de este programa biológico especial y de emergencia de la Naturaleza).




Si el conflicto se resuelve, encontramos una inflamación de la vejiga o de las  vías urinarias causada por el edema que se produce alrededor de las úlceras, con presencia de hemorragias y desaparición de los dolores y espasmos. En esta fase intervienen y proliferan diversos tipos de microbios. 

Hay que tomar en cuenta que, dado que este conflicto biológico se produce casi siempre en un contexto habitual (ej: intromisiones en el hogar o en el trabajo), en frecuente los casos de cistitis crónica, ya que la persona entra y sale continuamente del conflicto, no lo termina de resolver definitivamente. Cada vez que lo resuelva, tendrá los síntomas de la cistitis.

Esta entrada y salida del conflicto biológico, se produce casi siempre involuntariamente, debido a un "raíl" o estímulo del entorno que recuerda el shock inicial. (Ej: la chica adolescente que vivió un shock con DHS la primera vez que sufrió la intromisión de la madre, cada vez que pelea con la madre o que la madre entra a su habitación, o que se habla de un tema relacionado con el espacio propio y personal de la chica, se reactiva el conflicto automáticamente, y al resolverse se producirán los síntomas de la cistitis)

Por este motivo, es indispensable identificar la primera vez que se tuvo cistitis, y el shock conflictual (DHS) primario, ya que es a partir de allí que se establecieron los "raíles" (o circunstancias externas que acompañaron el DHS, y que reactivan el conflicto cada vez que esos estímulos se presentan ante la persona)

Este es el conflicto más frecuente como causa de cistitis, y por su naturaleza, se puede entender por qué es más común en mujeres que en hombres. Biológicamente, en los mamíferos y por regla general, la hembra tiene un territorio más restringido que el hombre (limitado casi siempre a su "nido" y al contenido de ese nido), mientras que el macho tiene un territorio más amplio, externo al nido (ya que el macho es el que busca el alimento, el que se enfrenta a los adversarios, el que protege su familia, etc.)

Es importante entender este contexto evolutivo, ya que arroja muchas luces para conprender su influencia en el ser humano también. En la NMG, toda enfermedad se entiende vinculada a la evolución biológica de los seres vivos.

Cartografia Hameriana del Centro de control del epitelio del tracto urinario, en la corteza cerebral. Reles 11 y 12. 




2)Otro conflicto que puede causar cistitis es un conflicto biológico de haber sufrido una cosa "sucia", "chapucera", "indecorosa" o "grosera" o "Conflicto repugnante sexual", lo que en algunos países se considera una "marranada" o "cochinada"

Un ejemplo real: una mujer que es golpeada violentamente por su marido, estando embarazada; y que viva esa situación con un DHS con el matiz de una "marranada" o acción "sucia".

Durante la fase activa del conflicto, se producen los llamados pólipos vesicales, y eventualmente un cáncer de vejiga, específicamente un adenocarcinoma de vejiga. Si se diagnostica en este fase de conflicto activo, el diagnóstico de cáncer (confirmado por biopsia) será establecido.

Si el conflicto se resuelve, y en presencia de microbios (hongos o, más frecuentemente, micobacterias como el bacilo de Koch), se producirá reducción de los pólipos o de los adenocarcinomas mediante una llamada cistitis tuberculosa o tuberculosis de vejiga. 

Cartografia Hameriana del centro de control del trigono vesical en el Tallo Cerebral. Rele 20.



El tratamiento sintomático, como es lógico, involucrará la administración de antibióticos prescritos por un profesional de la medicina, a la misma vez que se evita la reactivación del conflicto. Esto último es esencial para evitar que la cistitis se vuelva crónica y curar definitivamente la cistitis, ya que la cronicidad de esta inflamación es causada por las recaídas y soluciones continuas del mismo conflicto.

Toda la anterior explicación no aplica, por supuesto, a los casos de cistitis generadas por medicamentos, radiaciones, o cualquier otro elemento externo que, por acción directa, produzca una inflamación de la vejiga. En estos casos, al no existir conflicto alguno relacionado con la vejiga, el tratamiento es completamente sintomático según las prescricpiones terapéuticas que determine el médico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario