lunes, 16 de enero de 2017

¡Cuanto que tenemos que aprender!!!!!! Gracias Dr. Hamer



TAMAÑO Y SIMETRÍA DEL PECHO FEMENINO, del Libro Cáncer de mama ¿El cáncer más frecuente en las mujeres? del Dr. Hamer.
Con frecuencia me preguntan no sólo por qué una pecho es más grande que el otro, sino también por qué una mujer puede casi no tener nada en volumen de pecho y otra puede tener un gran volumen, es decir, grandes pechos.

También en esta pregunta debemos repasar el caso biológico usual: Una chica/joven de 11 años que tiene su primera menarquía (primera menstruación) convertiría “naturalmente” en madre a los 12 años según los pueblos primitivos (siempre y cuando no haya sufrido un conflicto sexual anteriormente). En términos de experiencia, madres jóvenes como esas se convertirían en excelentes madres instintivas.

En comparación, nuestra “nuestra posible madre de 12 años” está sentada en la 5° o 6° clase y aprende cosas tontas que no tienen nada que ver con la vida. Le lavan el cerebro desde la mañana hasta la noche con propaganda. Y no sólo eso. Casi todas tienen un conflicto sexual, son frígidas, se desarrollan de forma masculina con espalda amplia y con caderas estrechas. Biológicamente están mal formadas, son mitad hombre y mitad mujer. Y además, la mayoría ya está en constelación con sólo 12 o 13 años, son maniáticas-depresivas y tienen su primera menstruación a los 13 o 14 años en el segundo conflicto de territorio.
La mayoría de niñas padecen hoy en día un bloqueo de su relé cerebral sexual izquierdo (=HH) desde los 5 hasta los 6 años. A partir de ese punto se desarrolla la “niña” en un joven hombre.

Ahora se complica un poco la cosa:
Hasta ahora ningún clínico, excepto yo, se había interesado en las capas germinales y es por ello que tampoco nunca se ha entendido bien a las hormonas. Se dice que las hormonas sexuales se producen en el ovario, como los estrógenos y hormonas esteroides (progesterona). Esto era cierto. Sin embargo, el ovario está compuesto de la participación de 2 diversas capas germinales. La parte controlada por el mesodermo cerebral produce estrógenos (= hormona de la mama) y en el testículo del hombre produce testosterona. Estas son las partes que se observan como quiste ovárico y quistes en el epidídimo en el caso de un SBS en la fase pcl.
El llamado cuerpo amarillo del ovario, el cual produce la hormona de embarazo progesterona, está inervado por el tronco cerebral (mesencéfalo) y provoca un teratoma en el caso de un SBS (conflicto fuerte de pérdida). Estos teratomas son más frecuentes de lo que creemos. No obstante, con igual frecuencia se vuelven disuelven (absceso de ovario) y luego la cavidad no es fácil de arreglar.

No deseo, queridas lectoras, fatigarlas con tantos detalles, pero como mínimo deberían saber esto:
Tenemos en los ovarios 3 tipos de tejidos:

1. Los aproximadamente 200 000 óvulos (haploides) que sólo llevan simple dotación cromosómica. Se combinan con las células del esperma del hombre (también haploides) y dan lugar a un óvulo diploide con doble dotación cromosómica.

2. El llamado tejido intersticial produce el estrógeno. Estrógenos adicionales pueden producir quistes ováricos luego de su endurecimiento y maduración. Las mujeres observan que mientras más grande el quiste, se ven entre 10 a 20 años más jóvenes.

3. El llamado cuerpo amarillo del ovario produce la progesterona, hormona que acompaña al embarazo. El estrógeno funciona como un activador de la libido y prepara a la mujer para el amor. Por el contrario, la progesterona es para el embarazo y tiene el efecto contrario con respecto a la libido.
Por esta razón, el estrógeno funciona en todos los órganos ectodermales y los tejidos mesodermales del cerebro. Naturalmente, en especial se encuentra en la vulva, vagina, cuello del útero, los músculos de los genitales femeninos, también en el recto, etc. Sin embargo, también está presente en la piel exterior (abrazos, caricias), la boca (besos) y particularmente en los conductos galactóforos. “El pecho llama por teléfono a la vagina”, decía mi esposa.

La progesterona cuida al embarazo, por ejemplo, construye el revestimiento del útero para el embarazo, aumenta la densidad del músculo uterino, etc., pero también prepara la glándula mamaria para el bebé, ¡y hasta la hace más grande! Es por este motivo que muchas mujeres embarazadas experimentan un agrandamiento de mamas, pero también lo hacen las mujeres que toman la píldora, ya que está compuesta en gran medida de progesterona y puede hacer al organismo simular un embarazo.

Ahora volvamos a nuestro desarrollo femenino de acuerdo a la naturaleza y a la innatural sociedad chatarra civilizada, la cual en la actualidad (exceptuando a los judíos, musulmanes y otras sectas) es casi 100% lo usual. A eso no se le puede llamar normal, de hecho, es lo contrario de “normal”, ya que lo normal sería la virginidad hasta los 11 años y la maternidad a los 12 años.
Según el momento del abuso, la niña de 11 años (en una niña diestra se produce con 1 conflicto, y en una niña zurda con 2 conflictos, la llamada constelación) se convierte en un niño de 11 años. El responsable de esto es la parte izquierda del cerebro.
A partir de esto se deduce algo nuevo:
Primera fase hasta los 11 años = fase controlada por el cerebro: desarrollo controlado por la corteza cerebral y la sustancia blanca.
Este es el momento en el que la niña tiene su primera menarquía (= primera regla) y se convierte en joven mujer (14 días antes ya se produjo su primera ovulación).
Si la niña es abusada prematuramente (con frecuencia a los 5 o 6 años), por ejemplo, en el nido por otros niños o si de casualidad un día que los padres no estaban en casa la niña vio en la televisión una película pornográfica, lo que ocurre con la niña diestra es: el lado cerebral izquierdo se cierra.
A partir del momento del abuso, la dirección del desarrollo toma un enfoque masculino. Y mientras más temprano haya tenido lugar el abuso, más masculina se volverá la niña, física y psicológicamente. Dicho de otra manera, si el abuso tuvo lugar a los 9 o 10 años, entonces la actitud masculina no es muy marcada. Sin embargo, si tiene lugar a los 5 o 6 años, entonces las características masculinas (hombros amplios, caderas estrechas) que llegan incluso a un nivel psíquico (comportamiento juvenil), no se diferencian de las de un joven hombre que se desarrolla sin conflictos.
Esta es la fase controlada por el cerebro en la cual predomina la parte productora de estrógenos en los ovarios.
En la segunda fase, 
a partir de los 11 años para adelante, predomina la fase de producción de progesterona controlada por el tronco cerebral (cuerpo amarillo), la cual tiene la tarea de preparar y ejecutar el embarazo. En biología, esta fase es en realidad la “fase de éxito”, puesto que en la naturaleza y en los pueblos primitivos la niña/mujer de 11 años ya está embarazada.
En realidad, esta fase sólo puede desarrollarse biológicamente como está designado: Embarazo, luego 3 años de lactancia, otra vez un embarazo, 3 años de lactancia… y así es en una familia grande. A partir de ahí, la progesterona se impone para controlar el embarazo y el descanso. Sólo cada 4 años se produce una gran dosis de estrógenos con la ovulación cuando se debe criar a un nuevo niño. A esta segunda fase pertenece también el considerable crecimiento de las mamas.

En muchos animales como los perros, gatos, etc. vemos periodos de no lactancia relativamente largos, causando esto que las mamas se atrofien. En el caso biológico de la mujer humana es diferente, porque desde la ovulación hasta el nacimiento del bebé hay un periodo de no lactancia corto, es decir, las mamas de la mujer permanecen constantemente agrandadas, incluso cuando ya no da pecho desde hace tiempo.
Sin embargo, todos estos hechos biológicamente normales que les cuento ya no se realizan hoy en día, ya que la gente lleva a cabo el 99,5% de estos procesos de forma innatural (anormal).

Las niñas de hoy, a causa de un abuso anterior, presentan hombros y caderas masculinas (hábito masculino), incluso las zurdas, quienes necesitan de 2 conflictos de territorio para que esto se produzca, es decir, que tienen una constelación que con frecuencia las hace mantenerse de por vida en una madurez biológica de 6 o 7 años, convirtiéndose en una niña-mujer después de los 11 con un desorden biológico total. Aquí entran pues, las reglas de la balanza, las cuales deciden entre la manía y la depresión, cuando este ser híbrido tiene su “regla” mientras están en el segundo (diestra) o tercer (zurda) conflicto de territorio de una constelación esquizofrénica. Esta llamada “regla” no existe en realidad en los pueblos primitivos. Como ya hemos mencionado, esto es debido a que en los pueblos primitivos la mujer tiene un hijo en la primera ovulación cada 4 años, por lo que un “desangramiento de regla” no ocurre.
Asimismo, también vemos mujeres inmaduras, quienes en su mayoría se han quedado en un estado de adolescente de 13 o 14 años. Así como también las mujeres-hombres hoy en día que no han tenido hijos hasta los 25 años se quedarán como adolescentes de 13 o 14 años de por vida.

De ahí resultan dos cosas graves:
Actualmente, la mayoría de chicas y chicos quieren tener relaciones sexuales a la edad de 12 años. Por lo tanto, toman la píldora anticonceptiva que está compuesta meramente de progesterona, lo cual provoca que se simule un embarazo que en realidad no existe. El revestimiento del útero se construye se desmantela, puesto que una serie de 21 píldoras diarias activa un descanso de una semana.

Cuando una tal mujer-hombre realiza el acto sexual con su novio, esto constituye más o menos un acto homosexual con genitales femeninos. Esto se debe a que después del conflicto de abuso sexual, la mujer ya no puede tener un orgasmo vaginal y sólo lo puede hacer por medio del clítoris (como el pene). Pero ahí no acaba: dije que con la píldora se podía simular un embarazo. Eso está en cualquier libro de ginecología. Sin embargo, los tres primeros meses de un embarazo están relacionados a la simpaticotonía. Con los 2 conflictos activos de su constelación (las zurdas incluso 3), la mujer experimente otro estado más de simpaticotonía a causa del embarazo simulado.

De esta manera, las mujeres se sienten infelices consigo mismas. Por último, están los cambios añadidos a la regla de la balanza: La mujer que toma la píldora y que ya no puede experimentar un orgasmo vaginal a causa de su conflicto, se vuelve maníaca con cada relación sexual homosexual, es decir, la balanza se inclina hacia la izquierda.

Se ha abusado y destruido a la maravillosa mujer. Se ha convertido a la mujer, el misterioso y maravilloso centro de la familia, en una “hembra” en estado adolescente e inmaduro. ¡Es para echarse a llorar! Todo esto es a causa de la perpetua propaganda simple y sin dignidad de los “religiosos”.

Lo que vemos en las mujeres es en realidad lo que nuestra sociedad supuestamente civilizada ha hecho con todos nosotros: seres híbridos infelices y no biológicos. Sí, nuestra sociedad de diversión superficial es incluso incapaz de sentir su propia desgracia. Es sólo superficial y tonta, como ya he dicho, hasta indigna.

ALGUNAS PRECISIONES
Podemos decir que Hamer ha descubierto una lectura suplementaria de las funciones del cerebro la cual no pone en entredicho los descubrimientos anteriores en este campo, no más de cuanto lo haría el describir un prado en términos de flores y mariposas más que de una función clorofílica. El doctor Hamer ha descubierto que, al producirse un trauma emocional, los hombres hasta la edad de la andropausia se ven afectados en la parte derecha del cerebro y las mujeres hasta la edad de la menopausia en la parte izquierda (para los zurdos la cosa se invierte).
 Andropausia y menopausia representan un cambio de estado en el sentido de que en el organismo de los hombres disminuyen las hormonas masculinas y en las mujeres disminuye la cantidad de
hormonas femeninas, mientras que para ambos aumentan relativamente las cantidades de hormonas del sexo opuesto.

Después de la andropausia el hombre es, por así decir, «más femenino» y, tras la menopausia, la mujer es "más masculina". Un hombre diestro en edad reproductora, al producirse un primer trauma emocional, se verá por tanto afectado en la parte derecha e su corteza cerebral (cuarta etapa de la evolución) y desarrollará las patologías correspondientes a los órganos regidos por el hemisferio derecho: bronquios, arterias coronarias, estómago, duodeno, conductos biliares, vejiga; una mujer diestra, con la menstruación, que no toma la píldora (de lo contrario cambia su estado hormonal), al producirse un primer trauma emocional se verá afectada en la parte izquierda de la corteza cerebral y desarrollará las patologías relativas a los órganos regidos por el hemisferio izquierdo, tiroides, laringe, venas coronarias, cuello del útero, vejiga, recto (pues, efectivamente, las patologías de estos órganos afectan más a las mujeres que a los hombres).
 Después de la andropausia, el trauma será vivido por el hombre con una connotación más femenina (parte izquierda del cerebro), mientras que en la mujer después de la menopausia, el trauma será sufrido con una connotación más masculina (parte derecha del cerebro), y también las patologías se invertirán; maravillosa estratagema puesta en práctica por la naturaleza para poder vivir en el espacio de tiempo de una vida también las experiencias del sexo opuesto.

Si las mujeres comprendieran plenamente este mecanismo, en el momento de la menopausia ya no vivirían en conflicto de auto desvalorización por no poder desempeñar ya su función procreadora y no existirían en consecuencia problemas de osteoporosis (si «no valgo como mujer porque ya no puedo traer hijos al mundo”, el cerebro ordena una descalsificación del esqueleto, la parte más densa del cuerpo, una especie de lento suicidio.).

 La menopausia y la andropausia son, por el contrario, el inicio de una nueva aventura que proyecta a los hombres y mujeres a mundos emocionales hasta ese momento desconocidos.

4 comentarios: